sábado, 24 de agosto de 2013

FC Porto. De Andre Villas Boas a Paulo Fonseca


La temporada 2010-11 supuso la irrupción como técnico de prestigio de André Villas Boas, que tras una muy buena experiencia en la Académica de Coimbra, club al que salvó del descenso tras un comienzo muy complicado, llevó al club de los dragones a conquistar un multicampeonato histórico (Supertaça, Liga Zon Sagres, Taça y UEFA Europa League).

El sistema que explotó AVB fue un 4-1-2-1, siendo Fernando como mediocentro y Hulk, Varela y Falcao en la línea de ataque, sus hombres clave.

Tras la marcha de AVB al Chelsea, el dibujo se mantuvo con Vítor Pereira (2011-12 y 2012-13), aunque con muchos cambios de jugadores.

Fueron dejando el equipo jugadores como Álvaro Pereira, Rolando, Sapunaru, Falcao o Hulk, mientras que jugadores como Alex Sandro, Mangala, Otamendi (que llegó al equipo en el mercado de invierno de 2010-11), Danilo, Jackson y James fueron teniendo más protagonismo, sin embargo el esquema fue muy similar.
La llegada de Paulo Fonseca ha supuesto un cambio en esta cuestión, ya que se ha pasado de jugar con un 1-2 en el centro del campo a un 2-1, invirtiendo la base del triángulo.
El ex técnico de Paços de Ferreira ha tomado una decisión importante, ya que podría haberse dejado llevar por la inercia de un equipo que está dominando el fútbol portugués los últimos años, pero ha optado por varias el dibujo.

Fernando y Defour forman pareja en el mediocentro, esta cuestión favorece la solidez defensiva, pero además la presencia de Lucho González en la media punta le ha dado al equipo una mayor versatilidad en ataque, favoreciendo el juego por el centro, no solamente por los extremos (con Licá y Varela).

Es muy pronto para sacar más conclusiones que constatar las novedades en el diseño, sin saber si ha sido una opción eficaz.

Resta por ver el papel que tendrán Quintero, Josué o el charrúa Fucile, que ha vuelto al equipo tras su experiencia en Santos. 

En cualquier caso, el comienzo, viendo el comportamiento del equipo en la Supercopa ha sido muy esperanzador.

Quizás sea Europa el punto que marque el éxito o fracaso de la idea, único lunar que tuvo Vítor Pereira en sus dos temporadas, en las que solamente perdió un partido, ante Gil Vicente, pero que parece que siempre vivió entre la duda y el disgusto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada